El sitio de Roquefixade está entrelazado por caminos discretos y caminos bien construidos en el corazón de un paisaje que el hombre ha dejado de moldear.
Pero la naturaleza muestra algunos rastros misteriosos de estas vidas anteriores, bajo los musgos espesos y en los matorrales de boj.
Hay que agudizar la intuición para discernir los afloramientos de piedras alineadas, la disposición de los túmulos, el entrelazado de las paredes, la ubicación del orris ...
Por estos caminos que tomaron los cátaros podrás ver los claros mágicos, el juego de luces en los bosques altos, la cueva enigmática, la piedra en la cima para el fuego ceremonial ...
En los días de viento oirás hablar a los árboles, y cada vez que vengas llenarás más del espíritu de Roquefixade.  

Ubicación

Pirineos cátaros

Situado al este de Ariège, en el límite del Aude, este territorio, denominado "País de Arte e Historia", gira en torno a [...]

Descubrir